jueves, 4 de julio de 2013

Nelson Domínguez Morera, Oficial de inteligencia cubana tras la pista de opositores en Venezuela



Oficial de inteligencia cubana tras la pista de opositores en Venezuela

Por Uberto Mario*
La inteligencia cubana tiene un nuevo frente abierto en Venezuela para monitorear a los "enemigos de la Revolución Bolivariana".
Desde el 1ro de junio viajó a territorio venezolano el agente "Noel" de la Seguridad del Estado cubana, enviado con 200 cadetes egresados de la Escuela " Eliseo Reyes, Capitán San Luis" del Ministerio del Interior (MININT), en La Habana.
"Noel" no es otro que el Coronel Nelson Domínguez Morera, jefe del Organismo de Divulgación del MININT, con larga experiencia en las labores de inteligencia. Amigo cercano del Comandante Manuel Piñeiro "Barba Roja", "Noel" fue el oficial que atendió el caso del agente "Nerón", Nicolás Alberto Sirgado Ros, quien trabajó infiltrado en la CIA por más de una década.
La nueva tarea de "Noel" es monitorear "de cerquita" cada paso de los venezolanos marcados como importantes opositores del regimen de Nicolás Maduro, y sus subalternos están ya en acción en las calles venezolanas.
Objetivos de atención

Los objetivos de atención son la telefonía celular, el chequeo bancario, el rastreo a la información, la labor profiláctica personal, el soporte a la información digitalizada (seguimiento), el monitoreo a propiedades y el hackeo a cuentas de internet.
¿Dónde están y cómo actúan? Dondequiera se encuentren oficinas de agencias de viaje, bibliotecas públicas, centros públicos de internet (cibercafés), sedes de alcaldías y gobernaciones oficialistas, y oficinas de asesoría en materia de educación, ciencia y deportes. Ahí pudieran estar estos jóvenes adiestrados, cubanos y venezolanos, con formación de dos años en La Habana, listos para rastrear al "enemigo" de manera encubierta.
A "Noel" no lo conseguirán ni verán nunca, pues vive dentro de Fuerte Tiuna, se viste de civil y de manera intermitente se mueve entre Caracas, la Orchila, Isla Margarita y Aragua, siempre con identidad falsa, al igual que sus 200 soldados en misión.
La comitiva de "Noel" llega a Venezuela en momentos precisos, después del escándalo del periodista Mario Silva, el siniestro presentador de "La Hojilla"; el destape de Raciel García Ceballos, el agente "Segundo", denunciado públicamente como responsable de diseñar, estructurar y maniobrar el fraude electoral del 14 de abril; y otras irregularidades que el propio ministro venezolano del Interior, Miguel Rodríguez Torres,  no ha podido controlar.
No es de extrañar la reciente revelación del audio de la diputada opositora María Corina Machado ni que en el futuro salgan más videos y grabaciones, pues los hombres desplegados desde junio en Caracas son los mejores que tiene actualmente para este tipo de acciones operativas el Departamento 11 del MININT.
Aprovechar la tragedia
Pero esta historia no comenzó ahora.
Cuando llegué a Venezuela por primera vez, a finales de 1999, no imaginé la magnitud de la penetración cubana que se cernía sobre ese país, ni de la forma en que se ha ido adueñando en régimen de La Habana, palmo a palmo, de la situación venezolana.
Después de la tragedia del estado de Vargas, en diciembre de 1999, Fidel Castro tuvo ante sí un pretexto perfecto que supo aprovechar magistralmente para intervenir en los asuntos internos de Venezuela. Así, los amigos venezolanos fueron cayendo en las redes de la inteligencia cubana a velocidad increíble.

A comienzos del 2000, tras el paso el temporal y los dramáticos deslaves ocurridos en Vargas, aparecieron las primeras brigadas cubanas, que fueron ubicadas de manera "experimental" en estados como Apure, Zulia,Táchira, Aragua, Vargas y Valencia. A la vez, los que nos encargábamos entonces de reportar para radio y televisión desde suelo venezolano, también comenzamos a laborar allí como agentes de inteligencia.
En mi caso, tuve que apelar al seudónimo de "Marcos" para comenzar la labor profiláctica  a nivel popular, la que abarcó desde investigaciones secretas a futuros cuadors de la revolución chavista, hasta el adoctrinamiento y la captación de jóvenes para estudiar Medicina, Deportes e Inteligencia en La Habana.
Fueron los años de volver a vincular mi trabajo como reportero con el de oficial de inteligencia.
Informando desde Maiquetía
Para esta última función comencé a vincularme con la oficina secreta del quinto piso en la torre administrativa del Aeropuerto Internacional "Simón Bolívar", en Maiquetía, y desde donde se realizarían los monitoreos a las llamadas telefónicas que cada 15 días, los sábados, realizaban desde un lugar cercano nuestros colaboradores cubanos en Venezuela.
Era una asignatura que yo aprendí de memoria. En aquel momento no se trataba de otra cosa que no fuera escuchar y descubrir si cooperantes cubanos pretendían huir a Estados Unidos o se mantenían en comunicación con sus familiares en el "Norte".
Pero esa tarea la cumplí por poco tiempo. Como yo pretendía escapar desde entonces, no me presté a delatar a mis compatriotas y gracias a mi "ineficiancia" logré que me trasladaran de misión, y fui intercambiado al grupo de adoctrinamiento.

¿Qué sucedió entonces? Fui designado a la captación de jóvenes para ser formados en La Habana. Para esa fecha ya el ICRT apenas me utilizaba como reportero, más bien como asesor en el canal del Estado venezolano y las emisoras chavistas, pues el mando del Departamento 11 le había pedido al organismo que me diera tiempo para poder dedicarme a las labores de "acercamiento" a los venezolanos.
Marcos encuentra a Adolfo

Cumpliendo esa tarea estratégica, fue que comencé a contactar frecuentemente y conocer oficiales de la inteligencia cubana, quienes me entrenaron en La Habana o coincidimos en alguna que otra misión fuera de Cuba, no en Venezuela. Me correspondió entonces "atender" a la brigada médica cubana, una fuerza quedía tras día se incrementaba en Venezuela, y darle seguimiento a cada médico, monitorear su labor, y vincularme con familias venezolanas partidarias o no del gobierno de Hugo Chávez.

En marzo del 2000, después de cubrir como reportero mi primera Vuelta Ciclística al Táchira, conocí al Mayor de la inteligencia cubana, Heberto Rodríguez "Adolfo", quien en ese momento se dedicaba al rastreo de los gobernadores chavistas, por cierto, escasos para esa fecha.

Comenzamos juntos la misión de "limpiar" al personal que trabajaba en cada gobernación chavista e informar a nuestro jefe en Caracas, el coronel Tomás Rodríguez (Simón), cada paso de esos funcionarios dentro del país. Para lograr el éxito nos apoyábamos en los PC (personal de confianza), a quienes íbamos formando y captando dentro de los propios brigadistas cubanos.

Gracias a esa labor, la presidencia de la República podía saber quiénes le eran fieles a su gestión y quiénes pretendían traicionarla.

Pasaron meses y años, y era clara la injerencia cubana en los asuntos internos de Venezuela. (Muchas de estas acciones las grabé y archivé para denunciarlas una vez que saliera al exilio, labor que he tratado de cumplir, de hecho, durante la última década).
De obligatorio cumplimiento
A mediados del 2000, colateralmente a esta misión, comencé la faena de adoctrinar a los periodistas chavistas en Venezolana de Televisión, Radio Nacional de Venezuela y YVKE Mundial, impartiendo conferencias -cada viernes- sobre los logros de la revolución cubana. La asistencia era obligatoria para cada colega de esas entidades noticiosas.

Fue durante esa etapa de tres años y medio cuando pude comprobar que los venezolanos captados eran enviados a formarse como agentes de la inteligencia venezolana al Instituto Superior del MININT de La Habana, donde funciona una facultad para jóvenes latinoamericanos izquierdistas desde el 2007.
Para esos cursos o entrenamientos trabajé con funcionarios de ministerios, trabajadores de alcaldías y jóvenes pobres que siempre vieron en Chávez a su líder indiscutible.

Ha pasado el tiempo y Venezuela está hoy más acorralada por la penetración cubana. La misión asignada al agente "Noel" y sus subordinados es una de las tantas misiones de inteligencia que están por desembarcar en la Patria de Bolívar.
**Periodista radial y ex agente de la inteligencia cubana  bajo el alias de "Marcos". Fue captado por el MiNINT en febrero de 1987, labor que desarrolló hasta su deserción en Venezuela en el 2003. Actualmente reside en Miami.
************************************


Nelson L Dominguez Morera
PASEO #201 ,51 ,5 e/ LINEA y 11,VEDADO,PLAZA
Tf: 8353419
por 
***************************************************************
NICOLAS A SIRGADO ROS
1O NUM 2O5 PISO 2 APTO 6, VEDADO
Tf: 8300472
***************************
Santiago R. García Ceballos
O.Fuentes S/n   e\ M.Salado y M.de Granada,  Ranchuelo
42452518
***********************

Murió el Agente “Nerón”

Por el Coronel ® Nelson Domínguez Morera (NOEL)
Nicolás Sirgado. foto de Archivo
Nicolás Sirgado. foto de Archivo
En el día de ayer a la edad de 77 años dejó de existir el Agente de Juegos Operativos de la Seguridad del Estado de Cuba Nicolás Alberto Sirgado Ros quien se mantuvo, bajo el pseudónimo de NERÓN para esos órganos, durante más de 10 años penetrando y burlando a la Agencia Central de Inteligencia de los EE.UU en sus acciones de subversión contra Cuba, quien lo consideraba un hombre de su más entera y absoluta confianza.
A tal extremo fue así, que en el año 1976 la eminencia gris de varios gobiernos norteamericanos Henry Kissinger, desempeñándose en el de Gerald Ford como su Secretario de Estado, le obsequió, (en un tercer país, donde siempre era atendido para salvaguardarlo), como reconocimiento a los servicios prestados y la supuesta lealtad mantenida al imperio, un reloj pulsera autografiado por el reverso que actualmente se conserva en la Sala de la Gloria Combativa del Departamento de Seguridad del Estado en Villa Marista.
Nicolás Sirgado nació en La Habana, el 10 de septiembre del 1935. Se inicio en las tareas revolucionaras ocupando diferentes cargos de responsabilidad en el Ministerio de Obras Publicas (después Ministerio de la Construcción), Ministerio de la Industria Ligera y Cubatabaco desempeñándose en los cargos de Director y Delegado provincial, respectivamente. También trabajó con en el viceministerio de la Enseñanza Tecnológica. Los órganos del DSE aprovecharon una sanción que le fue impuesta en el MICONS, en Pinar del Rio, para crearle una adecuada fachada y línea de conducta tomando en cuenta que aparentemente había sido sancionado de forma injusta en ese Ministerio, por lo que fue orientado a presentarse como un resentido, algunos elementos de su tradición familiar también contribuyeron a ello.
NERÓN fue el único Agente de Juegos Operativos cuya trascendental labor secreta para la Seguridad Cubana, decidió revelar, evidenciándola personalmente y de manera pública el Comandante en Jefe Fidel Castro el 15 de Octubre de 1976, durante el luctuoso acto homenaje a las victimas del sabotaje en pleno vuelo frente a las costas de Barbados del avión de Cubana de Aviación por los sicarios del criminal Posada Carriles acontecido días antes, el 6 de ese mismo mes.
El Comandante despachaba periódica y personalmente con la jefatura del Ministerio del Interior en aquél entonces, cada uno de los distintos juegos operativos que se desarrollaban contra la CIA, orientando la estrategia a seguir, por tanto decidió escoger este al que denominábamos en el argot profesional Caso “ZORRO”, el más importante de la época y de los que fueran revelados (aunque en nuestros días, a no dudarlo, quedarán otros). El Caso, iniciado en 1966 cuando el DSE planifico realizar un juego operativo con vistas a penetrar la CIA. A través del mismo, el agente Zafiro para la CIA y Noel (en aquel entonces) para el DSE logro penetrar también el Departamento de Estado de los EEUU, conociendo los planes que se proponían para la eliminación física de nuestros dirigentes y los intereses de información que tenían alrededor de la ayuda internacionalista de nuestro país.
Por la significación y trascendencia del juego operativo ZORRO con el enemigo en que NERÓN se desenvolvía, era atendido y encauzado directamente por altos jefes de la Seguridad del momento como los después Generales Fabián Escalante (Roberto) y Eladio Sánchez o Coroneles como Osmel, Pablito (Coronel Pedro Luis Castillo), Manuel Martínez Guzmán (el gordo Jorge) entre otros. Para garantizar la compartimentación no solo fue ese pseudónimo el que se le asignara, sino que de acuerdo al oficial que lo atendía transitó, antes por el de NOEL para la Seguridad Cubana y el Agente ZAFIRO para la CIA.
Avizoramos entonces la intención de Fidel y raudos acercamos a Nerón, al escenario geográfico donde se produciría la denuncia, con la finalidad de mostrarlo al público en caso de que el Comandante lo decidiera. El lugar escogido fue primeramente el apartamento del sótano del edificio donde residía este escribidor en Paseo número 126 esquina Calzada en el Vedado. Tal fue la premura generada siguiendo la transmisión televisiva, que poco después nos fuimos raudos hacia la Plaza y sin percatarnos, hasta dejamos abierta la puerta del viejo refrigerador que motivó se le quemara su vetusta máquina y solo la emoción vivida posteriormente, permitió que mi entonces esposa, Doris, también oficial de la C.I. mitigara sus recriminaciones al respecto.
Aquélla Plaza de la Revolución José Martí en la Habana en ese 15 de Octubre, vibraba de emoción, odio hacia el enemigo y hasta caudales de lágrimas se vertían, cuando erguido y trascendente, como siempre, el líder de la Revolución expuso:
“El reclutamiento de ciudadanos y el empleo del territorio de otros países para realizar actos de esa naturaleza, son métodos típicos de la CIA”.
“Al principio teníamos dudas si la CIA había organizado directamente el sabotaje o lo elaboró cuidadosamente a través de sus organizaciones de cobertura integradas por contrarrevolucionarios cubanos; ahora nos inclinamos decididamente por la primera tesis. La CIA tuvo una participación directa en la destrucción del avión de Cubana en Barbados”.
“Tenemos la sospecha de que el Gobierno de Estados Unidos no ha renunciado a tales prácticas. El 9 de octubre, solo tres días después del criminal sabotaje de Barbados, fue interceptado un mensaje enviado por la CIA a un agente suyo en La Habana. Dicho mensaje, trasmitido desde el centro principal de la CIA en Langley, Virginia, dice textualmente, entre otras cosas: “Favor informar primera oportunidad cualquier dato respecto asistencia Fidel ceremonia primer aniversario independencia de Angola día 11 de noviembre. Caso afirmativo, tratar de averiguar itinerario completo visita Fidel otros países mismo viaje”.
“Otra instrucción de fecha anterior dice así:”
“¿Cuál es la reacción oficial y particular sobre ataques de bombas contra oficinas cubanas en el extranjero? ¿Qué van a hacer para evitarlas y prevenirlas? ¿De quién se sospecha como responsables? ¿Habrá represalias?”
“Esperamos que el Gobierno de Estados Unidos no se atreva a negar la veracidad de estas instrucciones de la oficina central de la CIA y otras muchas que en flagrantes actos de espionaje ha cursado a la misma persona. Poseemos la clave, las cifras y todas las pruebas de la autenticidad de estas comunicaciones”.
“En este caso concreto, el supuesto agente reclutado por la CIA, desde el primer instante y durante 10 años ha mantenido al Gobierno de Cuba detalladamente informado de todos sus contactos con la misma, los equipos y las instrucciones recibidas. La CIA suponía que el agente había logrado colocar un microtrasmisor electrónico moderno, que le fuera entregado por esta, nada menos que en el despacho del compañero Osmany Cienfuegos, Secretario del Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros. De ahí la seguridad con que presumía recibir, con la debida antelación, la información pertinente sobre cualquier viaje del Primer Ministro de Cuba( entonces era FIDEL) al extranjero”.
“En este caso concreto, el supuesto agente de la CIA, desde el primer momento y durante diez años ha mantenido al Gobierno de Cuba detalladamente informado de todos sus contactos con la misma, los equipos y las instrucciones recibidas…”
“Dada la importancia de este hecho y su valor esclarecedor sobre la conducta y las actividades de la CIA, hemos considerado la conveniencia de hacerlo público aunque ello implica el sacrificio de una fuente valiosa de información…”
Esto constituyó un resarcimiento, no solo para los familiares conmocionados por la irreparable pérdida sino para toda la inmensa multitud congregada en la Plaza que rugió de emoción y aplausos ante la vigorosa respuesta acaecida al enemigo imperialista con aquella imperecedera y presagiosa frase de Fidel también en aquel día: … “Cuando un pueblo enérgico y viril llora,..la injusticia tiembla”
Y efectivamente, la injusticia tembló y se hizo realidad, el imperialismo se estremeció hasta sus cimientos, la omnipoderosa CIA fue brutalmente burlada y vilipendiada por vez primera de manera pública y tan trascendental, aunque sin escarmiento, porque casi diez años después en Junio de 1989 otra vez quedaría en entredicho mundial con una nueva denuncia de nuestro país al evidenciar el trabajo de penetración de 27 Agentes dobles cubanos que también la penetraron hasta sus raíces, burlándose de su supuesta profesionalidad, eficiencia e inefabilidad, la que quedó registrada para la historia en el serial televisivo LA CIA CONTRA CUBA.
El trabajo anónimo y secreto que hombres como NERON (después ascendido al grado de Tte. Coronel como se muestra en los créditos de la serie televisiva de hoy, TRAS LA HUELLA) y los 27, presagiaron, que se ha mantenido continuidad histórica hasta nuestros días con las más recientes resultantes del enfrentamiento contra grupusculeros y otros aliados asalariados del enemigo, que han sido revelados y divulgados, lo que nos puede llevar a la conclusión de que muchos otros se mantienen y mantendrán, para garantía del proceso revolucionario de Cuba y otras partes del mundo, en estas importantes e incógnitas misiones.
Nota de Cubadebate: La trayectoria de Nicolás Sirgado como agente infiltrado sirvió para nutrir el argumento de la serie En silencio ha tenido que ser, transmitida por la televisión cubana en los años 80.
**********************
FABIAN ESCALANTE (DIRECTOR GENERAL)
ATTE: CARMELO CALZADILLA REYES
Cell: 5352852012
**
CARMELO CALZADILLA REYES
Cell: 5352820481
*********************************
Felicidades!



1 comentarios:

anaolema dijo...

Muy buen proyecto el blog¡ Felicidades.

Translate

Search

Cargando...

Archivo del blog

Expedientes de Peligrosidad Delictiva

Entradas populares

Follow by Email

Páginas vistas en total